💎No es ver para creer, es creer para ver y sentir a plenitud. Vemos las cosas no como son, sino como somos. Piensa en el color de la ropa de los bebés varoncitos y en el de las bebés mujercitas, muy seguramente y casi de manera instantánea habrás pensado azul y rosado, en ese orden. ¿Por qué? Porque eso nos han enseñado y seguimos enseñando y en esos colores vemos a los bebés. ¿Qué pasaría si vestimos a un bebé niño de rosado? ¿o a una bebé niña de azul?, ¿dejarían de ser lo que son?. De seguro no y empezaríamos a romper paradigmas que se reflejan en el modelo mental que ha regido

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Â¿Cómo puedo ayudarte?