La forma más frecuente, si somos ignorantes, de enfrentarnos al dolor, consiste en tratar de escapar de él sumiéndonos en algo placentero, lo que conduce a una búsqueda ciega del placer sensorial y acaba desembocando en la angustia y el problema, Jon Kabat-Zinn.

La forma más frecuente, si somos ignorantes, de enfrentarnos al dolor, consiste en tratar de escapar de él sumiéndonos en algo placentero, lo que conduce a una búsqueda ciega del placer sensorial y acaba desembocando en la angustia y el problema.Jon Kabat-ZinnEn términos biológicos, el dolor y el placer están estrechamente relacionados. Todo comienza cuando percibimos un estímulo externo. Nuestro cerebro se encarga de procesarlo y de diferenciar si es placentero o doloroso. Dependiendo de lo que determine, el hipotálamo desencadenará una respuesta endocrina, liberando  endorfinas. Y ¿qué son las endorfinas? Son las encargadas de enviar las señales a nuestro cerebro para aliviar el dolor y dar sensación de bienestar.Pues bien, esta sensación de alivio nos puede generar una percepción placentera que deriva en un fenómeno conocido por algunos autores como “masoquismo benigno”, es decir, la búsqueda del dolor que sabemos que no va a tener consecuencias graves sobre nuestra salud. Como podrás ver, aquí es donde entra en juego nuestra mente o agentes externos a los que nos podemos conectar para compensar el dolor con el placer, sintiendo bienestar, pero sin trabajar la causa raíz del mismo.Entender para que el cuerpo manifiesta ese dolor es clave para trascenderlo, sin generar apegos o adicciones.Por favor comparte con nosotros tus opiniones️ Feliz viaje de auto descubrimiento y despertarGracias, gracias, gracias, Namaste, @dinopierini🌐 WEB: www.gReiki.com#despertar #reikimaracaibo #reikizulia #reikivenezuela #reikisalud

La forma más frecuente, si somos ignorantes, de enfrentarnos al dolor, consiste en tratar de escapar de él sumiéndonos en algo placentero, lo que conduce a una búsqueda ciega del placer sensorial y acaba desembocando en la angustia y el problema, Jon Kabat-Zinn

En términos biológicos, el dolor y el placer están estrechamente relacionados. Todo comienza cuando percibimos un estímulo externo. Nuestro cerebro se encarga de procesarlo y de diferenciar si es placentero o doloroso. Dependiendo de lo que determine, el hipotálamo desencadenará una respuesta endocrina, liberando endorfinas. Y ¿Qué son las endorfinas? Son las encargadas de enviar las señales a nuestro cerebro para aliviar el dolor y dar sensación de bienestar.

Pues bien, esta sensación de alivio nos puede generar una percepción placentera que deriva en un fenómeno conocido por algunos autores como “masoquismo benigno”, es decir, la búsqueda del dolor que sabemos que no va a tener consecuencias graves sobre nuestra salud. Como podrás ver, aquí es donde entra en juego nuestra mente o agentes externos a los que nos podemos conectar para compensar el dolor con el placer, sintiendo bienestar, pero sin trabajar la causa raíz del mismo.

Entender para que el cuerpo manifiesta ese dolor es clave para trascenderlo, sin generar apegos o adicciones.

Por favor comparte con nosotros tus opiniones

☀️ Feliz viaje de auto descubrimiento y despertar

🙏Gracias, 🙏gracias, 🙏gracias, Namaste, @dinopierini

🌐 WEB: www.gReiki.com

#despertar#reikimaracaibo#reikizulia#reikivenezuela#reikisalud

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

× ¿Cómo puedo ayudarte?