😀Los niños llegan al mundo siendo tan puros como un ángel, son como una hoja en blanco. Cuando son tan pequeños su alma conserva de manera intacta el estado puro de la felicidad, del asombro, del agradecimiento, de la bondad, de la inocencia… Su alma está llena de virtudes. ¿Cuál es el secreto?, te preguntarás. La respuesta es esta: “Los niños no tienen pasado ni futuro, por eso viven el presente”, tal y como lo decía Jean de la Bruyere.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Â¿Cómo puedo ayudarte?