️Tu cuerpo quiere sanar y la capacidad de sanar es parte de tu diseño original, Gregg Braden. En realidad, es un hecho científico que el cuerpo tiene mecanismos para curarse, sin la intervención de medicamentos.

️ Tu cuerpo quiere sanar y la capacidad de sanar es parte de tu diseño original, Gregg Braden.En realidad, es un hecho científico que el cuerpo tiene mecanismos para curarse, sin la intervención de medicamentos y lo único que debemos hacer es facilitar esos procesos, sin intervenir directamente en ellos.Evidentemente el principal enemigo de ese proceso de sanación somos nosotros mismos. La enfermedad aparece allí como la expresión de un desequilibrio entre nuestro cuerpo, mente, emociones y el entorno con el que entra en contacto (esto incluye creencias, estrés, emociones tóxicas, alimentación y estilo de vida entre otras.Estamos dotados de un mecanismo que nos permite restablecer el equilibrio llamado homeostasis. Esto hace posible que el cuerpo logre su autorregulación y encuentre siempre la mejor manera de adaptarse para encontrar el equilibrio. Es pocas palabras, es una respuesta de adaptación y a veces la respuesta es la enfermedad.El propósito de la curación o sanación, es lograr restablecer el equilibrio perdido y a consecuencia de ello, lograr que desaparezca la enfermedad. Debes tomar conciencia de la idea de que las emociones juegan un papel fundamental en el proceso de sanación; por lo tanto, todo tratamiento debe apuntar tanto a la mente como al cuerpo. No se trata de controlar las emociones, porque todas son bienvenidas, se trata de recuperar nuestro balance y armonía, luego de un choque emocional.Por ejemplo, si tienes ira, por ejemplo, se producirán una serie de efectos sobre tu organismo: aumento del ritmo cardiaco, tensión muscular, etc. Cuando el enojo se vuelve frecuente, el cambio fisiológico comenzará a afectar todos los órganos involucrados con ese sentimiento, a tal punto que incluso te puedes convertir en adicto a los químicos asociados a esas emociones, afectándote  cada vez más.La buena noticia es que, si los sentimientos y emociones autodestructivas te pueden enfermar; decretando e imaginando el estado deseado, liberando esas emociones atrapadas y reencuadrando las situaciones que las ocasionaron, TE PUEDES SANAR.Feliz viaje de auto descubrimiento Gracias, gracias, gracias, Námaste @dinopierini #reikisalud

☀️ Tu cuerpo quiere sanar y la capacidad de sanar es parte de tu diseño original, Gregg Braden.

En realidad, es un hecho científico que el cuerpo tiene mecanismos para curarse, sin la intervención de medicamentos y lo único que debemos hacer es facilitar esos procesos, sin intervenir directamente en ellos.

Evidentemente el principal enemigo de ese proceso de sanación somos nosotros mismos. La enfermedad aparece allí como la expresión de un desequilibrio entre nuestro cuerpo, mente, emociones y el entorno con el que entra en contacto (esto incluye creencias, estrés, emociones tóxicas, alimentación y estilo de vida entre otras.

Estamos dotados de un mecanismo que nos permite restablecer el equilibrio llamado homeostasis. Esto hace posible que el cuerpo logre su autorregulación y encuentre siempre la mejor manera de adaptarse para encontrar el equilibrio. Es pocas palabras, es una respuesta de adaptación y a veces la respuesta es la enfermedad.

El propósito de la curación o sanación, es lograr restablecer el equilibrio perdido y a consecuencia de ello, lograr que desaparezca la enfermedad.

Debes tomar conciencia de la idea de que las emociones juegan un papel fundamental en el proceso de sanación; por lo tanto, todo tratamiento debe apuntar tanto a la mente como al cuerpo.

No se trata de controlar las emociones, porque todas son bienvenidas, se trata de recuperar nuestro balance y armonía, luego de un choque emocional.

Por ejemplo, si tienes ira, por ejemplo, se producirán una serie de efectos sobre tu organismo: aumento del ritmo cardiaco, tensión muscular, etc. Cuando el enojo se vuelve frecuente, el cambio fisiológico comenzará a afectar todos los órganos involucrados con ese sentimiento, a tal punto que incluso te puedes convertir en adicto a los químicos asociados a esas emociones, afectándote cada vez más.

La buena noticia es que, si los sentimientos y emociones autodestructivas te pueden enfermar; decretando e imaginando el estado deseado, liberando esas emociones atrapadas y reencuadrando las situaciones que las ocasionaron, TE PUEDES SANAR.

Feliz viaje de auto descubrimiento

🙏 Gracias, 🙏gracias, 🙏gracias, Námaste @dinopierini

#reikisalud

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?